lunes, 7 de julio de 2014

Hasta siempre viejo



Mi pequeño tributo a un GRANDE

Hoy se ha ido el futbolista más grande que ha pisado las canchas, el pasto como seguro que él diría, D. Alfredo Distefano. Hoy se ha ido, camino del cielo, azul y con nubes blancas, colores de su bandera patria, Argentina. Aguerrido y brillante,  rojo y amarillo, los colores de la bandera que le dio cobijo, España a la que tanto dio. Se ha ido la persona; su recuerdo nos queda.

En una España en blanco y negro el fútbol que hacia se convertía en tardes de infinito color. Gracias D. Alfredo, hiciste feliz a mucha gente, entre ellos a mis padres. Tuvieron la suerte de verte jugar en el Bernabeu, el templo mundial del fútbol, y casualidades, también jugo en el Monumental, otro templo , el hogar del River, equipo que llevo en el corazón, corazón rojo como la banda que lleva en su elástica.

Les hiciste feliz, y solo por eso, mereces mi más grande agradecimiento. Y ahora les veo, en las tardes de domingo accediendo al estadio por el paseo de la Castellana, mi padre acompañado de su mocita madrileña, como dice el himno blanco… “las mocitas madrileñas, las mocitas madrileñas van alegres y risueñas porque hoy juega su Madrid…”, deseosos de ver ganar a su equipo y de ver al más grande. Y te recuerdo a ti, papa, contándome cómo jugaba, como se movía con el balón por el césped, por el pasto, cómo era el que más luchaba y el que más sufría por las derrotas.  Y me lo contabas y te veía disfrutar, y eso no tiene precio.


Y ahora, al igual que tú, papa, le contaré a mi hijo como jugaba, como se movía, que feliz te hizo …Se ha ido el más grande, yo no le vi jugar no tuve ocasión pero sé que cualquier tarde en el Bernabeu cuando suene su himno y mire al cielo te veré papa, viendo como disfrutabas con su juego y a lo mejor jugando con él, porque, casualidades de la vida, los dos nacisteis el mismo año y las grandes personas siempre se juntan. 

Julio de 2014.

No hay comentarios: