viernes, 1 de mayo de 2015

Callejero madrileño

Fotos. Pedro Ignacio Fernández

Seguimos nuestro camino por "El Foro" a través de las placas que dan nombre a sus calles.

   Cercana a la Plaza de San Andrés, en la zona de la Latina, está la calle de las Aguas. En ese lugar había unos baños públicos, demolidos posteriormente por Alfonso X. Había tanta agua que se suministraba a los caños de San pedro el Viejo. Regaban las huertas del Pozacho, situado en la zona del Viaducto. Dar este nombre a esta calle puede ser debido a la abundancia de agua, o bien que en el siglo XVII moraba un hombre llamado Juan de Aguas.





   También en la zona de la Latina, se sitúa la calle Angosta de los Mancebos. Parece ser que se alojaban en la misma los mas apuestos mancebos de la Villa y los mayordomos iban a su búsqueda, para señores, y sobre todo, señoras.


Entre las plazas del Ángel y Canalejas, está la calle de la Cruz. Tuvo corral de comedias y en una de sus casas murió el poeta Espronceda.  Antes de que existiera la calle, era conocido como el "Cerrillo de la Cruz". 


Situada en plena Latina, la plaza de San Andrés es de obligada visita por todo lo que encierra. Museo de san Isidro, parroquia de San Andrés, y capilla de San Isidro. 

Sin fecha exacta de la construcción de la iglesia, adquiere importancia en tiempos de los Reyes Católicos y en en el siglo XVI se le adosó la capilla del Obispo, aunque posteriormente acabó siendo un templo independiente. En el XVI sufrió un desplome, restaurada posteriormente; y en 1936 fue incendiada.

En 1650 se inicio la construcción de la capilla de San Isidro y finalizada en 1669. En el arca estaban las reliquias del Santo. Destacaba en su interior los mármoles y jaspes, así como cuadros dedicados a la vida del santo y de la Virgen. Y al igual que la iglesia, en 1936 fue incendiada perdiéndose todas sus obras de arte, y reconstruido su interior entre 1986-90.

Por último, el Museo de San Isidro que recoge la historia de los orígenes de Madrid hasta el establecimiento de la Corte. Destaca en su interior el pozo, la capilla y el patio renacentista. Es propiedad del Ayuntamiento de Madrid y su acceso es gratuito. 

No hay comentarios: